Cuidado con el ozono, sus derivados y las soluciones milagrosas.

La Sociedad Española de Sanidad Ambiental se ha posicionado con datos y estudios y desaconseja y desconfiemos de los “tratamientos con ozono” que no están testados ni probados como aptos o adecuados para la desinfección frente al Covid-19 Coronavirus.

POSICIONAMIENTO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE SANIDAD AMBIENTAL
SOBRE EL USO DE BIOCIDAS, TÚNELES Y ARCOS DESINFECTANTES DE
PULVERIZACIÓN SOBRE LAS PERSONAS EN LA PANDEMIA DEL COVID-19
Sabemos que el virus SARS-CoV-2 se encuentra en las gotitas que una persona enferma o
infectada asintomática emite al hablar, toser o estornudar, y que por su tamaño no
permanecen en el aire sino que se depositan sobre las superficies entre 1 y 2 m, por lo que
pueden transmitirse de una persona a otra por contacto directo o por contacto con las
superficies contaminadas con el virus. Por ello, ahora más que nunca es fundamental llevar a
cabo una limpieza y desinfección exhaustiva de las superficies con las que entramos en
contacto, para prevenir el contagio, mitigar la expansión del virus y contener la propagación de la enfermedad del COVID-19.
En la situación actual de crisis sanitaria provocada por la pandemia de la enfermedad COVID19, se ha detectado un incremento considerable de empresas que están ofertando servicios de desinfección de espacios públicos y privados, edificios, viviendas, oficinas y vehículos con productos viricidas que no han demostrado eficacia frente a virus y por consiguiente no están autorizados ni registrados en España.
Por esta razón, desde la Sociedad Española de Sanidad Ambiental (SESA) se considera
necesario aclarar los siguientes extremos:
Los productos viricidas autorizados y registrados en España que han demostrado eficacia
frente al virus atendiendo a la norma UNE-EN 14476, que evalúa la capacidad viricida de los
antisépticos y desinfectantes químicos, son los que se encuentran en el Listado de Viricidas
para uso ambiental (TP2), uso en la industria alimentaria (TP4) y para su uso en la higiene
humana (TP1), publicado por el Ministerio de Sanidad en el siguiente enlace:

https://www.mscbs.gob.es/en/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Listado_virucidas.pdf

Como puede verse, en ese listado hay productos viricidas de uso por el público en general,
que junto con los detergentes y limpiadores se pueden comprar en los supermercados para
uso doméstico, y son los productos que pueden utilizar las Empresas de Limpieza, cuyo trabajo en la actualidad es fundamental para prevenir el contagio y mitigar la expansión del virus.
El resto de productos biocidas, es decir, los que están autorizados para ser usados por
personal profesional y por personal profesional especializado, requiere una serie de
conocimientos y/o capacitación establecida en la normativa sanitaria sobre capacitación para
la aplicación de biocidas. Estos productos son utilizados por las Empresas de Servicios Biocidas a terceros inscritas en el Registro Oficial de Servicios Biocidas de las Comunidades
Autónomas (ROESB). Estas empresas están sujetas a inspecciones sanitarias, disponen de
personal técnico cualificado para el desempeño de su trabajo, y se autorizan conforme a la legislación nacional y autonómica. También pueden utilizar estos productos las Unidades NBQ de las Fuerzas Armadas y la Unidad Militar de Emergencias, que han sido expresamente autorizados por el Ministerio de Sanidad mientras se mantenga el estado de alarma decretado por el Gobierno de España.
La diferencia entre los productos biocidas con acción viricida autorizados para uso doméstico y para uso por personal profesional especializado, radica por una parte, en la mayor
concentración de estos últimos, lo que garantiza su alta eficacia, por lo que han de aplicarse
por personal cualificado provisto de los equipos de protección individual necesarios, y siempre en ausencia de personas.
Y por otra, en la forma de aplicación, como es el caso de la vía aérea que deviene altamente
eficaz para mitigar la expansión del virus y contener la transmisión de la enfermedad,
mediante el empleo de equipos de nebulización y micronebulización, que dispersan el
producto en forma de una niebla actuando sobre todas las superficies del establecimiento con rapidez, y accediendo a zonas que con las técnicas de aplicación manual sería muy difícil. Así se consigue la descontaminación completa del espacio frente al coronavirus SARS-CoV-2 productor de la enfermedad COVID-19.
Estos productos de uso profesional especializado solamente pueden ser utilizados por
empresas de Servicios Biocidas inscritas en el ROESB de las Comunidades Autónomas.
Finalmente, es necesario precisar que hay dos productos, el ozono y el dióxido de cloro, que tal vez por error, se están utilizando como viricidas, sin estar constatado que lo sean, lo que
puede suponer una falsa sensación de seguridad a los ciudadanos, ya que en ambos casos no se ha demostrado esta acción.
El ozono se encuentra en la actualidad en revisión por la Agencia Europea de Productos Químicos. Se trata de una sustancia oxidante generada in situ que tiene numerosas
aplicaciones industriales, pero en el caso que nos ocupa, al no haber sido evaluada aún por la Unión Europea para su uso como desinfectante de uso ambiental, se desconocen las dosis necesarias para garantizar su eficacia como viricida y los efectos para la salud que estas concentraciones pueden desencadenar
El dióxido de cloro es un buen bactericida y fungicida pero no viricida. No se encuentra en el
Listado de productos viricidas autorizados en España por el Ministerio de Sanidad, y no puede utilizarse como tal.
Por todo lo expuesto anteriormente, la Sociedad Española de Sanidad Ambiental
DESACONSEJA EL USO de dióxido de cloro y ozono en la desinfección del aire y superficies frente al Coronovirus.

En cuanto al empleo de túneles y arcos desinfectantes de ozono que se están utilizando sobre personas, es muy importante aclarar que actualmente no existe en España ningún producto biocida que esté autorizado por el Ministerio de Sanidad para su empleo mediante
nebulización sobre las personas. Muy al contrario, los profesionales que aplican cualquier
producto biocida han de estar protegidos con los equipos de protección personal adecuados a la categoría de peligrosidad del producto.
SOCIEDAD ESPAÑOLA DE SANIDAD AMBIENTAL
Madrid 24 de abril de 2020

Puede consultar el documento original aquí

Deja un comentario